Los libros físicos mueren

Fesja escribe un artículo supremo en el que dice toda la verdad, y nada más que la verdad. Las librerías españolas ya pueden ponerse las pilas. El libro de papel toca a su fin, pero las mafias libreras españolas se resisten a morir:

Los libreros están amenazando a las editoriales con quitar sus libros de la vista si venden libros electrónicos en sus webs. Pura mafia. Igual de mafia que la ley española que obliga a vender el libro a un precio único para proteger a las librerías pequeñas. Lo siento, pero aquí debe haber libertad; y ahora mismo en este terreno no hay ni algunos quieren dejar.

Internet ya ha sido, es, y seguirá siendo la cuna de las próximas revoluciones.